Trail Running

Con el auge de las carreras por montaña, cada vez tenemos más opciones a la hora de elegir el material. De entre el material, son las zapatillas  de Trail runninglas que más han ido evolucionando a lo largo de los años.

Entonces, es cuando llega la gran duda de todo aficionado, sobre todo los primerizos. ¿Cómo elegir una zapatilla para correr por la montaña? ¿Cuál es la zapatilla que mejor se va a adaptar a mis características o a las de la carrera en la que voy a competir? Estas son algunas de las características en las que hay que fijarse a la hora de comprar unas zapatillas de trail running:

Peso del corredor: El peso del corredor influye en gran medida en la elección. Habrá que tener en cuenta la amortiguación del modelo para que se adecúe a nuestras características y aporte una buena protección a nuestras articulaciones en cada impacto, mayor cuanto más peso tenga el corredor.

No es lo mismo si pesas 60 que 90 kilos. Según tu peso, tienes que fijarte en la amortiguación que te ofrece una zapatilla u otra. A mayor peso, más carga tendrán que soportar tus articulaciones, así que para no dañar tus rodillas o tobillos tendrás que ajustar tu peso a la amortiguación que ofrece cada modelo de zapatillas.

Talla: Es fundamental acertar con tu talla. Normalmente todas las marcas se rigen por unas tallas universales, especificadas en la zapatilla, pero la horma o construcción de cada modelo puede hacer que unas se ajusten más o menos a tu pie siendo la misma talla. Especialmente en la puntera y el ajuste del talón.

Es muy aconsejable no llevarlas ajustadas en la puntera, ya que la punta de tus dedos sufrirá especial presión en las bajadas fuertes y largas. Ante la duda cógete media talla más grande siempre y cuando la horma envuelva bien tu pie.

Tipo de pisada: Algunos modelos llevan un refuerzo en la parte interna para evitar la pronación excesiva en terrenos irregulares y ante el paso de kilómetros. La pronación es la rotación del pie hacia el interior cuando corres. Es un movimiento natural que ayuda a las piernas a suavizar el impacto. Si es excesiva (hiperpronación) o reducida (supinación) afectará a tu forma de correr y puede incrementar el riesgo de una lesión. Es por ello que tu tipo de pisada sea un factor importante para elegir la zapatilla correcta.
Algunos modelos corrigen esta rotación con una pieza insertada en la cara interna o con una densidad de goma algo más rígida. El objetivo es el mismo: mantener la zapatilla con una buena estabilidad y evitar su rápida deformación.

Suelas: Esto sirve para todas las categorías: al igual que ocurre con las cubiertas de las bicicletas de BTT, dentro de cada segmento encontraremos diferentes tipos de suela según el terreno por el que vayamos a transitar: con más tacos, muy buenas para barro; con menos, mejores para adherencia, (pero en barro acumularemos y patinaremos), etc.

Por supuesto, cada marca emplea sus gomas. Hay algunas más adherentes, otras menos; en ocasiones en realidad lo que ocurre es que, para la forma de correr y pisar de algunos corredores, unas suelas les resultarán más adherentes que otras. Pero podemos decir que, en general, cualquier zapatilla como las que mostramos, cumple muy sobradamente con los asuntos referentes a la adherencia por calidad de goma de suela.

En general, cuanto más blanda es la suela, mayor será su adherencia…pero a costa de la durabilidad de la misma. Esto es algo a tener en cuenta. Por eso, las suelas más blandas suelen ir en las zapatillas para distancias más cortas, y las más duras en las de distancias más largas.

Cada cual deberá conocer por qué tipo de terrenos va a moverse más habitualmente, y en función de ello, elegir la suela. Hay múltiples opciones. En caso de duda, nuestro call center y los dependientes de nuestras tiendas os ayudarán en vuestra elección.

Protección: Las zapatillas de montaña tienen que proteger muy bien el pie. Al discurrir por zonas con roca, troncos, piedras, etc… tendremos que fijarnos en que nuestro calzado nos proteja en zonas especialmente expuestas a los golpes, como la puntera o los laterales. A mayor protección que ofrezca una zapatilla, mayor será el peso del conjunto.

Otra de las zonas que tiene que ir protegidas es la suela; las zapatillas minimalistas no protegen tanto el pie cuando pisamos piedras, aunque es cierto que cada vez más los materiales son más ligeros. Algunos modelos incluyen placas de materiales de última generación que pesan poco y son muy duras, pero esto hace subir el precio del modelo en cuestión.

El kilometraje: si vamos a realizar salidas largas debemos considerar el adquirir una zapatilla con mayor amortiguación. Si lo que queremos es competir debemos buscar un equilibrio entre amortiguación y ligereza.

Si necesitas asesoramiento estaremos encantados de poder atenderte. Mándanos un e-mail con tus dudas:

 

 

Contáctanos

Alguno de los modelos de Trail Running disponible en 8A Sportudela: